foto-inicioAl escribir esta primera página,  de nuestra Asociación, me llena de satisfacción decir con todo rigor, que esta es otra meta que conseguimos, de las que nos hemos propuesto alcanzar.

La primera fue un ciclo de conferencias que hemos llevado a cabo en los salones de la Autoridad Portuario hace unos años.

Cumplimos con nuestra segunda meta, y no solo en las publicaciones que queremos sean cuatrimestrales, en las que vamos a informar de la marcha, y logros nuestros, sino que también continuaremos con el acercamiento a la mar, de todos aquellos que, o bien colaboren con nosotros o simplemente lean estas líneas.

Esta labor, romántica pero positiva, desinteresada pero culturalmente necesaria, tiene dos vertientes.

La primera intentará convertir las mentiras y las “medias verdades” de los hechos de mar españoles, en realidades fehacientes es decir en “lo que ciertamente pasó”.

La segunda es familiarizar a nuestros lectores con este boletín y a nuestros oyentes con programas de conferencias, sobre la mar según proyectos inmediatos.

Todos lo que vivimos en el litoral español, vemos con tanta frecuencia nuestra mar, que dejamos de “sentirla”. Está ahí, y ni nos preocupa.

Los que viven la meseta, saben de la mar eventualmente, en vacaciones a las playas.

Pero unos y otros deben tener conciencia, -vamos a tratar de que la tengan-, de que la mar, es algo así como una antigua nodriza, que nos arrulló y nos acunó en los primeros pasos de la humanidad, que tiene vida propia, que nos alimenta y nos mece, que nos riñe, nos cantiga y nos perdona, que en resumen, nos cría y vela para que lleguemos a la edad adulta plenos de conocimiento de sabiduría y de paciencia.

La mar fue –antes que los políticos que crearon la Unión Europea-, la que unió a los europeos.

Vamos a contar a través de nuestra web lo que es, lo que fue, y lo que esperamos que sea la mar, empezando por deshacer esas “medias verdades”, con nuestro más honrado profundo y desinteresado espíritu de amor a la cultura, a la humanidad, al espíritu, a la belleza, a la verdad.

Para terminar esta presentación, es conveniente añadir que nuestras cinco metas, de las cuales dos ya han sido logradas, nos quedan tres: la primera, es decir, la tercera, es un pequeño museo de la “Armada Invencible”, en una de las salas del Faro de Oza, nuestra sede oficial, en el que exhibiremos restos de aquella gesta, con intercambio y colaboración de otros Museos Nacionales y de los de Irlanda.

La segunda, es decir, la cuarta, es promover el monumento a la infantería de marina, en este Puerto de La Coruña.

Y la quinta, más prosaica, es pedir la colaboración tanto de asociados, como de protectores para lograr los fondos necesarios que hagan posible alcanzar las anteriores metas.

Las conferencias, las charlas, las colaboraciones y la publicación de boletines como éste, ya están en marcha.

“El tiempo futuro dirá si acertamos”.